ME CAÍ Y EMPECÉ A VER DOBLE

Este caso es de un paciente de trentaitantos que tuvo un resbalón, se cayó de boca y se golpeó en los dientes. Estuvo muchos meses dedicado a arreglar su dentadura. Además, tenía mareos frecuentes que asociaba al golpe y fue al fisioterapeuta porque el golpe también había desequilibrado su sistema postural.

Un día, lavándose los dientes, se fijó en ellos y se dió cuenta que veía doble. Vino a vernos, hicimos un examen binocular y, efectivamente, tenía un problema binocular que causaba la visión doble y la sintomatología de los mareos.

Le propusimos hacer terapia visual para solucionarlo. Estuvimos trabajando algunos meses y, poco a poco, la visión doble y las habilidades visuales, que también estaban desajustadas, se fueron solucionando. Y los síntomas fueron desapareciendo, tanto los visuales como los no visuales, ya que los mareos eran causados por la visión desajustada. Los dolores de espalda también estaban relacionados ya que compensaba el problema visual con la posición corporal.

Después de un traumatismo o golpe en la cabeza, sea leve o fuerte te recomendamos una revisión binocular para descartar que haya un problema visual. Esto incluye caídas, golpes con objetos o pelotas en la cabeza o accidentes de tráfico. Es muy frecuente que un pequeño toque en el coche desde atrás pueda causar problemas visuales.

La revisión visual es importante porque rara vez se asocian los síntomas a un problema visual, ya que siempre aparecen los mareos, las náuseas y casi nunca se asocian a que visualmente pueda haber algún problema.

Aquí os dejamos su testimonio tal y como él nos lo ha mandado:

“Hace un par de años empecé a tener episodios de mareos y vértigos. No podía ir de copiloto o en la parte trasera de un coche, me mareaba tanto en distancias cortas como en viajes largos. No podía realizar mi trabajo con normalidad, ni usar el ordenador para ello. Sufría vértigos y no entendía lo que me pasaba ni sabía cuál era la fuente del problema.

Un día, lavándome los dientes en el espejo caí en la cuenta que me veía dos filas de dientes donde tenía que haber una, es decir, estaba viendo doble. No dudé en hacer una consulta a Gloria, me dirigí a su centro y, tras unas pruebas, me dijeron claramente que veía doble e, indagando en el origen del problema, descubrimos que la fuente había sido un golpe que había sufrido dos años atrás. Por mí mismo no hubiese hilado los dos hechos.

Sufrí una fuerte caída de boca contra el suelo y sufrí daños en toda la dentadura. Me centré en solucionar todo el problema con un dentista, tardé cerca de un año en ser consciente que también me había ocasionado problemas visuales.

En la clínica me diagnosticaron visualmente y, además, descubrieron la compensación que hacía con la espalda y cervicales para poder ver mejor. Empezamos a trabajar muy pronto gracias a que el diagnóstico fue muy claro y rápido.

Desde las primeras sesiones vi resultados. Cada vez tenía menos visión doble, podía estar más horas frente al ordenador trabajando o hacer deportes sin sufrir mareos y vértigos. Lo mejor de la terapia es que los ejercicios están adaptados para que los realices casi sin darte cuenta.

La transformación es progresiva, se ven resultados desde el principio sin ser un milagro. Es totalmente efectiva, eso sí, tienes que poner parte de ti y trabajar con constancia.”

 

Gloria Hermida

Optometrista

 

 

Comparte:

Comentarios

¿Te ha gustado la entrada? ¡Estamos deseando de conocer tu opinión!

Entradas
relacionadas


MI HIJA CON LENTILLAS

Somos muchos adultos los que llevamos lentes de contacto habitualmente, y sabemos las ventajas que nos ofrecen, ¿por qué no las pueden llevar los niños?…

leer más

Cita

Pide tu cita

A través de este sencillo formulario puedes enviarnos tus datos y lo que necesitas y nos pondremos en contacto contigo en la mayor brevedad posible.

Cita