Aprendizaje

“¿Por qué muchos niños con una inteligencia normal o alta tienen problemas de rendimiento escolar?”
Tanta inteligencia, tan poco rendimiento. PILAR VERGARA

El 80 % de la información recibida es visual. Por tanto se tiene que prestar especial atención al cuidado de la visión cuando un niño está en edad escolar. Cuando un niño está en el colegio el aprendizaje es fundamentalmente lectoescritor. Para que un niño lea tiene que coordinar sus ojos para no ver doble, converger, enfocar y mover los ojos de manera eficaz para no perderse en la lectura. Además, para tener una buena lectura comprensiva debemos tener las habilidades perceptuales adecuadas.
Si falla alguna de estas habilidades visuales podemos encontrarnos con niños que les cuesta aprender a leer o que evitan la lectura porque les cuesta demasiado.

Con demasiada frecuencia los problemas visuales son pasados por alto debido a que no se realizan las revisiones visuales adecuadas. En muchas ocasiones la revisión visual que se le realiza al niño se limita a tomar la agudeza visual y realizar una graduación para saber si necesita gafas o no. Pero la visión va más allá de la agudeza visual, ya que es un complejo proceso de selección y procesamiento de la imagen.

La mayor dificultad de los problemas visuales es su detección. Esto se debe a que los problemas visuales no “se ven”, ni son tan evidentes como otras dificultades. Por ejemplo, si tenemos un niño con dificultades en el lenguaje, cualquier adulto del entorno del niño puede detectar que no habla bien y derivarlo a los profesionales adecuados para su tratamiento. Los problemas visuales no son tan evidentes, y hay que aprender a detectar los signos y síntomas que nos indican la presencia de los mismos. Algunas dificultades en la visión sí son rápidamente detectadas, por ejemplo, si un niño se acerca mucho a la televisión podemos pensar que tiene miopía y que necesita acercarse para ver mejor; sin embargo, otros problemas visuales, sobre todo los de percepción, pasan desapercibidos si no se asocian con determinados síntomas.

Como hemos dicho, el 80% de la información sensorial que llega a nuestro cerebro es visual. En muchas ocasiones, los niños con dificultades de aprendizaje tienen asociados problemas como dificultades en el lenguaje, dificultades a nivel motor y problemas visuales. Es importante que estas tres áreas sean rehabilitadas para que el niño tenga un desarrollo intelectual, social y emocional pleno.