Archivos por etiquetas leyendas

5 leyendas urbanas sobre las lentes de contacto en niños

5656844787_cae08cfcb7_z

Primero: Las lentes de contacto no dejan que el oxígeno llegue al ojo.

En la actualidad las lentes de contacto que se utilizan en niños tienen un paso de oxígeno altísimo por lo que no hay riesgo de que el ojo se quede sin oxígeno y se dañe. Las lentes de contacto que se comercializan actualmente son muy respetuosas con la salud ocular por lo que se pueden llevar muchas horas y durante muchos años.

Segundo: Existe mucho riesgo de infecciones llevando lentes de contacto.

Las lentes de contacto que se suelen usar en niños son de reemplazo frecuente es decir, es decir, el niño cambia la lente de contacto usada por una nueva cada poco tiempo. En algunos casos el remplazo es diario, una lente nueva cada día, o de reemplazo quincenal, una lente nueva cada quince días, o de remplazo mensual o cuatrimestral. La elección del reemplazo dependerá de la graduación y de la valoración clínica de tu optometrista. Si se usan los métodos de limpieza recomendados por el optometrista se minimiza el riesgo de infección.

Tercero: Un niño no puede ponerse lentes de contacto.

Los niños estan aprendiendo nuevas rutinas cada día por lo que aprender a poner y a quitar una lente de contacto es una rutina más que aprenden sin problemas. Sólo se necesita unos días de práctica.

Cuarto: Un niño no puede llevar lentillas hasta los 14-15 años.

Se pueden poner lentes de contacto a niños desde los 4 años si es la opción más conveniente. En casos como la ambliopía, el estrabismo o diferencias grandes de graduación entre un ojo y otro estan totalmente indicadas. Además los niños tienen una alta actividad física en su día a día por lo que las lentes de contacto son la opción más recomendable.

Quinto: Un niño perderá las lentillas frecuentemente.

Las lentes de contacto blandas son lentillas de gran diámetro y que se adaptan perfectamente al ojo ya que para su adaptación se realiza una topografía corneal para poder ajustarlas perfectamente. Por lo tanto es muy difícil que una lentilla de este tipo se pierda.

Photo credit: Christos Tsoumplekas

 

 

 

 

 

 

 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend