Mamá, ¿Dónde estás?. Dificultad en el Procesamiento Auditivo.

Captura de pantalla 2016-03-23 a las 13.34.17human-392993_1280

Cuando mi hija tenía 2 y 3 años no podíamos ir con ella a ver unos fuegos artificiales, al circo o al cine. Su reacción ante la música alta era taparse los oídos muy asustada y nos trasmitía una sensación entre molestia y miedo que nos llevaba a tener que llevárnosla de allí donde estuviéramos. Pensábamos que era algo normal en los niños pequeños, y veíamos que muchos como ella lo hacían, por lo que no nos preocupaba como a muchos otros padres.

Cuando con tres años en la revisión oftalmológica nos dijeron que tenía una hipermetropía muy elevada en los dos ojos, no dudé en llamar a Gloria. Yo ya conocía la Terapia Visual y quería hacerla con la niña para prevenir posibles problemas en el cole, por lo que decidí hacerle un Tratamiento completo donde se incluía la Reeducación Auditiva.
Cuando Gloria me explicó qué era y en que influía la dificultad en el procesamiento auditivo, le comenté cosas que hacía la niña, y a las que yo no le había dado nunca importancia, como por ejemplo llamarle y llamarle por su nombre hasta 4 o 5 veces, y hasta la sexta no me contestaba, o me decía ¿qué?; algo que comentábamos entre las madres como algo habitual en casi todos. Si yo estaba en alguna habitación de la casa me llamaba y yo le contestaba desde la habitación de al lado, siempre me decía “mamá, ¿dónde estas?”, no discriminaba de dónde procedía mi voz a no ser que me estuviera viendo.

Cuando íbamos a empezar el tratamiento y yo ya conocía que existía una diferencia en la audiometría entre sus dos oídos, ocurrió algo que certificaba aún más que mi hija como muchos otros niños tienen esta dificultad. Tenemos una gatita que vive normalmente fuera de la casa, pero un mañana entró en el salón y se colocó en una de las sillas de comedor dónde no estaba visible. Cuando la niña entró en el salón, la gata estaba maullando, y la niña empezó a dar vueltas buscándola con su mirada porque no diferenciaba a través del sonido dónde estaba.

Después del tratamiento, veo muy claro dónde estaba el problema, lo ves en las gráficas de antes y después de las audiometrías, cómo las ondas de cada oído, en principio separadas, se unen en el resultado final. Y como mejor lo ves es en la transformación de esas actitudes en la niña, todo lo que yo antes consideraba normal y que en realidad se podía convertir en una dificultad ha desaparecido, por lo que estoy muy contenta de haberlo hecho y animaría a todos los padres a, al menos, hacer una revisión.

 

El procesamiento auditivo central es la capacidad de nuestro cerebro de percibir e interpretar los estímulos sonoros que vienen del entorno.

Cuando hablamos de la dificultad en el procesamiento auditivo no hablamos de sordera o de cantidad de audición sino de su CALIDAD. Hablamos de cómo la información auditiva de nuestro entorno llega a nuestro cerebro.

El deterioro del procesamiento auditivo dificulta la adquisición del lenguaje, el aprendizaje, el desarrollo de la lectoescritura, la memoria de trabajo e incluso puede afectar de manera significativa a la conducta y a las emociones.

La calidad de la audición es fundamental para un buen desarrollo escolar y personal.

Las dificultades del procesamiento auditivo central se encuentran asociadas como trastorno secundario a muchos otros trastornos como hiperactividad, déficit de atención, dislexia, ansiedad, depresión, parkinson, alzheimer…

Muchos niños y adultos con algunos de estos trastornos tienen dificultades para procesar correctamente la información auditiva.

procesamiento auditivo

A continuación están descritos algunos de los síntomas asociados a un problema de procesamiento auditivo. Si se presentan alguno de estos síntomas es recomendable realizar una revisión auditiva.

  • Problemas de lenguaje y dicción.
  • Responde ¿Que? cada vez que le hablan.
  • Dificultad para recordar instrucciones verbales.
  • Se tapa los oídos con ruidos fuertes.
  • Confusión en algunos sonidos o palabras y dificultad para pronunciarlos.
  • Se despista con cualquier cosa.
  • Rendimiento escolar inferior a las capacidades intelectuales.
  • Audición dolorosa.
  • Dificultades para concentrarse si no hay absoluto silencio.
  • Sustituyen la expresión verbal por gestos.
  • Se abstraen en las conversaciones.

Captura de pantalla 2016-03-23 a las 13.42.24

La reeducación auditiva es un tratamiento para mejorar el procesamiento auditivo central.

Partimos de una audiometría previa para conocer que frecuencias están por encima o por debajo de lo esperado. De esta manera el tratamiento es totalmente personalizado a cada paciente.

El tratamiento estándar consiste en 10 sesiones de 45 minutos. En este tiempo el paciente escucha una melodía modificada con el fin de cambiar el procesamiento auditivo ineficaz y transformar la audición del paciente en un sistema eficaz.

Gloria Hermida Salamanca O.D. F.COVD

Directora Clínica Centro de Optometría San Francisco

 

Tu email no seránunca publicado o compartido, Campos requeridos *

*

*

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend