Lentes de contacto ¿Sí o No?

Lentes de contacto en niños ¿Si o No?

Nuestra respuesta es ¿Porque no?


Y para contestar lanzamos alguna pregunta al aire. ¿Que beneficios aportan las lentes de contacto o lentillas?
Para empezar nos aportan libertad de movimiento. Podemos realizar cualquier actividad física sin que nos estorben las gafas. ¿Os imaginais a Nadal jugando con gafas? No ¿Verdad?.
Entonces porque vemos tan raro que un niño lleve lentillas. Está en la >naturaleza del niño el moverse, no parar quieto, investigar, jugar a la pelota, hacer el pino, la voltereta… Así que realmente un niño se va a beneficiar de unas lentillas mucho más que un adulto.
Por otro lado con lentes de contacto la visión se desarrolla mejor. Las lentes de contacto respetan la visión periférica que es tan importante para la lectura o para el rendimiento deportivo.
Entonces, ¿Porque nos da tanto miedo poner lentillas a los niños?
En la consulta cuando proponemos a un niño de 5, 6, 7 años llevar lentillas muchas veces la primera palabra es “No, es muy pequeño”. Pero la experiencia nos demuestra que los niños son muy buenos portadores de lentes de contacto y sacan un máximo rendimiento de ellas.
En la actualidad los materiales con los que se fabrican las lentes de contacto están tan avanzados con respecto a los materiales de hace 15 años que el riesgo de daño casi se elimina, siempre que se haga una buena adaptación.
Cuando adaptamos lentillas a un niño las revisiones tienen que ser mucho más periódicas. ¿Por que? porque los niños crecen muy rápido y por eso es fundamental que se haga una buena adaptación y un buen seguimiento de esa adaptación.
Vemos a diario como los papas y mamas que nos dicen que “No, es muy pequeño”, cuando terminamos la adaptación y el niño lleva las lentes de contacto, están encantados y se quitan todos los miedos.
Asi que ¿Lentes de contacto en niños? Porque no!!

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

Dos cerebros en uno.

Compartimos con vosotros esta imagen encontrada en la red que nos ha gustado tanto.

En la imagen vemos los dos hemisferios del cerebro, la parte derecha y la parte izquierda. Estas dos partes están encargadas de funciones totalmente distintas.

Merece la pena leerlo así que os traducimos el texto:

Cerebro izquierdo: Soy el cerebro izquierdo. soy científico, un matemático. Amo lo familiar. Soy preciso. Soy lineal, analítico, estratégico, soy practico. Siempre tengo el control. Soy un genio de las palabras y el lenguaje Soy realista. Calculo ecuaciones y juego con números. soy ordenado, soy lógico y se exactamente quien soy.”

Cerebro derecho: Soy el cerebro derecho, soy la creatividad, un espíritu libre, soy la pasión, el aprendizaje, la sensibilidad. Soy el sonido de la risa, soy el gusto, la sensación de la arena entre los pies. Soy el movimiento, los colores. Soy la impaciencia por pintar en un lienzo en vació. Soy una explosión de imaginación. Soy arte, poesía. Yo siento. Soy todo lo que quiero ser.”

Esta dualidad neurológica hace que seamos capaces de realizar cualquier tipo de actividad. En la consulta nos encontramos frecuentemente niños que utilizan mucho el hemisferio derecho y no pueden concentrarse, leer bien, entender las matemáticas o ser organizados. Pero también, nos encontramos con niños que utilizan mucho el hemisferio izquierdo y no son demasiado creativos, tienen dificultades en las relaciones sociales y les cuesta tener un pensamiento creativo.

Nuestro objetivo en los programas de Terapia Visual que realizamos es el equilibrio entre todos los sistemas, de manera que el niño pueda aprender sin dificultad.

Para terminar os dejamos este cortometraje genial relacionado con el hemisferio derecho e izquierdo de nuestro cerebro:

 

IRENE - 26 septiembre, 2013 - 21:34

MUY INTERESANTE Y VALIOSA INFORMACION.
GRACIAS

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend