JUEGOS DE MESA Y PLANIFICACIÓN VISUAL

Los juegos en general, y los de mesa en particular, han acompañado a la especie humana desde siempre. Se han llegado a encontrar restos de juegos de dados en yacimientos prehistóricos, antes de que apareciese la escritura, nuestros antepasados, ya interactuaban entre ellos mediante el juego. Desde entonces, han estado presentes en las grandes civilizaciones, en el Antiguo Egipto, Mesopotamia…

Como veíamos con el post anterior, el juego nos permite interactuar con los otros y,  además, desarrollar diferentes habilidades que pueden sernos útiles en otros contextos de nuestro día a día. Por ejemplo, no es de extrañar que en la época de dominio del Imperio Romano, se inventase el juego “Ludus latrunculorum” un juego de estrategia militar semejante al actual ajedrez.

El objetivo principal del juego es el ocio, pero al tiempo también estaremos entrenando una serie de habilidades. En función del juego entrenaremos más unas u otras, pero, gracias al aspecto espacial que tienen muchos juegos de mesa, una de las habilidades que más se trabaja es la planificación visual.

¿Por qué es importante tener una buena planificación visual? La planificación visual es una habilidad que, junto con la visualización, nos permitirá hacer, de una manera más sencilla, una gran cantidad de tareas. Nos ayudará, por ejemplo, a pensar qué ruta será la mejor a la hora de hacer un viaje,  a organizar las distintas tareas que tengamos que hacer a lo largo de la semana, a organizar nuestros armarios y cajones… también, a un nivel mucho más básico, esta habilidad será la que nos diga que tenemos que ponernos antes los calcetines que los zapatos, que tenemos que abrir la puerta para salir de casa…

A continuación vamos a ver algunos juegos con los que se trabaja la planificación visual de una manera intensa:

¡Ardillas!: en este juego tendremos que ayudar a unas simpáticas ardillas a esconder sus nueces para el invierno. En cada nivel tendremos que planificar los movimientos necesarios para que cada una de las ardillas pueda esconder su nuez en su escondite. Si colocamos alguna nuez en un lugar equivocado no podremos terminar el nivel.

ardillas 1

Misión espacial: este juego nos traslada al espacio. Nuestra misión consiste en sacar la nave espacial del tablero esquivando los meteoritos que la rodean. Tendremos que planificar cuidadosamente los movimientos para poder cumplir con nuestro objetivo.

mision espacial 2

Jumpin: con este juego volvemos a ayudar unos pequeños roedores. En esta ocasión tenemos que llevar a los conejos a sus madrigueras, esquivando zorros y setas. Igualmente tendremos que planificar bien todo el recorrido para poder superar cada nivel del juego.

jumpin2

 

En el Centro de Optometría San Francisco trabajamos con estos y muchos otros juegos para mejorar la planificación visual, la visualización y el resto de habilidades visuales. Cada terapia es personalizada y adaptada a las necesidades de cada uno de nuestros pacientes, después de haber realizado la evaluación de estas habilidades. ¿Quieres saber más sobre las evaluaciones que realizamos en el centro? Ponte en contacto con nosotros llamando al 918920419 o escríbenos a info@optometriasanfrancisco.es

 

Víctor García

Psicólogo

Centro de Optometría San Francisco

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

LA IMPORTANCIA DEL JUEGO EN LA INFANCIA

Vacaciones en la playa. Dos niños que no se conocen de nada juegan a realizar construcciones con castillos arena y comparten palas y cubos mientras se cuentan historias, sin tan siquiera compartir idioma. ¿Cuántas veces habremos vista esta situación?

Los niños, por naturaleza, necesitan jugar. El juego es su vía de experimentación y de interacción con sus iguales. No importa si se conocen o no. El juego es así.

Mediante los partidos de fútbol, las construcciones en los parques, los cuentos e historias inventadas, los roles de jugar a papás y mamás o las tardes en la habitación con unas hojas reutilizadas y unos rotuladores, los niños consiguen desarrollar muchas de las habilidades que necesitarán para su vida diaria cuando sean más mayores.

Cuando un/a niño/a juega un partido de futbol en el recreo, no sólo se divierte, sino que también entrena sus ojos para poder seguir un objeto en movimiento, como es el balón. Calcula a qué distancia está su compañero para saber cuánto tiene que correr si quiere quitarle la pelota o cuánto de fuerte tiene que chutarla si quiere marcar un gol.

Cuando juegan a crear construcciones con piedras, palos, piezas de LEGO, o cualquier cosa que puedan encontrar en el parque, están desarrollando las relaciones visuoespaciales, que más adelante les ayudarán a organizar la información.

Cuando inventan historias con personajes ficticios o usando a sus amigos como protagonistas, están potenciando la visualización, para posteriormente ser más creativos, más ingeniosos, más versátiles…

Si pasan una tarde aburridos en la habitación y lo único que tienen a mano son unos papeles y unos colores, dibujarán algo que les ha pasado esa mañana en el recreo o plasmarán algo que les guste.

Los niños quieren aprender, quieren tocar, quieren experimentar, quieren conocer, relacionarse, interactuar, sentir… Si todo esto no sucede, entonces es cuando debemos preguntarnos, ¿Qué pasa? ¿Por qué esto no se está produciendo de manera espontánea?

Quizás tiene un problema de movimientos oculares y por eso no es capaz de seguir la trayectoria del balón. A lo mejor sus ojos no se coordinan bien y por eso no quiere pintar ni manipular piezas pequeñas. Puede que su procesamiento sea muy lento y eso le dificulte entretenerse con cualquier cosa.

Si estás interesado en realizar un estudio de habilidades como la coordinación de ambos ojos, la visión en tres dimensiones, el procesamiento de la información o la eficacia visual, puedes ponerte en contacto con nosotros llamando al 918920419 o escribiendo a info@optometriasanfrancisco.es

Sonia González – Optometrista.

Centro de Optometria San Francisco

 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

AMBLIOPÍA ¿QUÉ ES?

La ambliopía es el nombre técnico de lo que comúnmente conocemos como ojo vago. Es una disfunción visual que hace que el ojo que la padece tenga las habilidades visuales por debajo de lo normal y que falle la coordinación binocular y, por tanto, no haya una buena visión tridimensional.

La habilidad visual que siempre está afectada es la agudeza visual pero también están reducidas otras habilidades muy importantes como el enfoque, la sensibilidad al contraste o la visión en 3D. Lo que han revelado las últimas investigaciones es que la clave de la ambliopía es la supresión. La supresión es una forma que tiene nuestro sistema visual de prevenir que no veamos doble, de manera que elimina parcialmente la imagen que llega de un ojo, por tanto ese ojo no ve.

Si quieres más información sobre las últimas investigaciones en ojo vago te recomendamos este libro: Estrabismo y ojo vago: Mitos,leyendas y verdades. 

La ambliopía u ojo vago no da síntomas. Los niños que la padecen no son conscientes de que un ojo ve peor e incluso en muchas ocasiones creen que es normal que un ojo vea más que otro. Por este motivo es muy importante que los niños realicen revisiones optométricas de calidad para hacer un diagnóstico a tiempo de esta o cualquier otra disfunción visual.

Si quieres más información sobre cuándo hacer revisiones a los niños puedes leer este artículo.

Y en este post te contamos 8 razones por las que es importante hacer una revisión antes de los 4 años.

¿Qué hacemos si se detecta que nuestro hijo o hija tiene ambliopía u ojo vago?

Para el tratamiento de la ambliopía es clave que se descarte que haya una patología que la esté produciendo y, después, que se rehabilite la agudeza visual, todas las habilidades monoculares y, sobre todo, que desaparezca la supresión y/o el estrabismo para así conseguir que se desarrolle la visión tridimensional y se llegue a una coordinación binocular óptima.  De esta manera tendremos un buen resultado duradero en el tiempo.

¿El tratamiento es solo para niños?

Hace un tiempo se daba por supuesto que no existía plasticidad en el sistema visual y que pasados los 6-7 años no se podría rehabilitar una ambliopía. Sin embargo, ahora sabemos que podemos tratar la ambliopía a cualquier edad de la misma forma en niños que en adultos.

Hay muchos optometristas que pueden ayudarte a rehabilitar la ambliopía de niños y adultos. Si necesitas más información no dudes en escribirnos a  info@optometriasanfrancisco.es o que nos llames al 918920419.

Esperamos que esta info sea de utilidad!

Gloria Hermida – Optometrista

Centro de Optometria San Francisco

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

7 HABILIDADES VISUALES IMPLICADAS EN LA LECTURA

Enseñarnos a leer es el mejor regalo que nos pueden hacer. La lectura será la base de todo nuestro aprendizaje escolar. Gracias a la lectura podemos estudiar lo que más nos gusta, aprender cualquier cosa de nuestro interés, comparar información, aumentar nuestra creatividad, etc.

El aprendizaje de la lectura es un proceso muy complejo y en el que se ponen en juego muchas habilidades, nosotros como somos optometristas os hablaremos de las habilidades visuales, que es lo nuestro. Nuestros ojos deben de ser capaces de poder ver de manera nítida y única las letras que estamos mirando y, posteriormente, nuestro sistema de percepción visual debe ser capaz de interpretar dicha información correctamente.

A diario vemos como niños que les cuesta mucho leer tienen problemas de coordinación visual o del procesamiento perceptual.

¿Que habilidades visuales están implicadas en la lectura?

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.06

Movimientos oculares: Cuando leemos nuestros ojos se mueven haciendo fijaciones en las sílabas dando pequeños saltitos. Estos movimientos se llaman sacádicos y deben ser muy precisos para no saltarnos palabras o lineas y para poder tener una velocidad lectora adecuada.

 

optometria san francisco

Enfoque: Para poder leer debemos ver las letras nítidas y eso lo realizamos gracias a nuestra capacidad de enfocar. Si tenemos problemas en el enfoque o no podemos mantenerlo mientras leemos, veremos borrosas las letras y nos cansaremos muy rápido de leer.

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.26

Convergencia: Cuando leemos nuestros ojos deben mantener la mirada en el mismo lugar del libro. Si no es así veremos doble. Esta habilidad que nos permite hacer esto se llama convergencia.

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.35

Discriminación visual: Debemos ser capaces de interpretar las letras, si no tenemos habilidad para discriminarlas podemos tener una lectura lenta.

 

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.44

Constancia de forma: Esta habilidad nos permite saber que la misma letra puede estar escrita en diferentes tipologías, es decir, una letra c puede escribirse de varias formas.

 

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.51

Visuoespacialidad: Gracias a la visuoespacialidad podemos ubicarnos en el espacio y ubicar las cosas dentro de él, por lo que esta habilidad nos permite diferenciar, por ejemplo, una d de una b.

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.27.31

Cierre visual: Cuando aprendemos a leer, vamos haciendo sacádicos sílaba por sílaba, pero a medida que nos vamos convirtiendo en buenos lectores necesitamos una habilidad visual que nos permita hacerlo rápido. El cierre visual nos permite complementar las palabras y así no tendremos que realizar tantos movimientos oculares.

 

Si alguna de estas habilidades no está desarrollada, podemos tener varios síntomas como:

  • Lee con el dedo.
  • Se pierde de línea cuando lee.
  • Repite u omite palabras cuando lee.
  • Se cansa rápido y abandona la tarea.
  • Se le ponen los ojos rojos o le entra mucho sueño al leer.
  • Se tapa un ojo cuando lee, se tumba en la mesa al leer o adopta posturas extrañas.
  • Confunde letras.
  • Prefiere que se lo lean otras personas a leerlo por sí mismo.
  • Baja comprensión lectora.
  • Baja velocidad lectora.

Cuando un/a niñ@ tiene un problema con la lectura o le está costando mucho aprender a leer, lo primero que deberíamos preguntarnos es, ¿tendrá un problema visual? ¿está preparado el sistema visual para enfrentarse a este reto?

La terapia visual puede ayudar a desarrollar todas estas habilidades, mejorando así los problemas de lectura causados por un problema en el sistema visual. Un optometrista especializado podrá diagnosticar y tratar estos problemas visuales si los hubiera o derivarte a otro profesional en el caso de que los problemas de lectura no fueran causados por la visión. En muchas ocasiones puede ser un problema multicausal.

Si quieres saber si tu hij@ está preparado para aprender a leer o quieres descartar que su problema de lectura esté causado por un déficit en el sistema visual, puedes contactar con nosotros aquí o llamando al 918920419.

 

Miriam Jaramillo – Optometrista

Centro de Optometria San Francisco

 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

¿QUÉ ES LA BAJA VISIÓN?

Se denomina Baja Visión a la limitación visual que presenta una persona con una agudeza visual inferior al 30% (en el ojo con mayor visión y con la mejor corrección) o un campo visual menor a 20 grados. La reducción de estas habilidades dificultan o impiden realizar tareas de la vida diaria.

warren-wong-187566-unsplash

 

Estas limitaciones pueden ser producidas, por ejemplo, por:

  • Accidentes de tráfico
  • Enfermedades degenerativas 
  • Problemas vasculares
  • Malformaciones
  • Enfermedades o patologías como por ejemplo la diabetes, las cataratas, el glaucoma…

 

Esta problemática suele crear inseguridad al conducir, problemas para leer, dificultades para salir a la calle, practicar deporte o algo tan sencillo como realizar la compra en un supermercado. Además, este hecho normalmente lleva asociado un malestar generalizado por la imposibilidad de realizar tareas que habitualmente solían llevar a cabo estas personas.

La función del optometrista en estos casos es proporcionar al paciente las herramientas y técnicas necesarias para conseguir mayor autonomía en la vida cotidiana, llegando a retomar tareas que solía hacer antes de padecer Baja Visión.

¿Y cómo se puede conseguir esto? Mediante:

  • Ayudas ópticas.
  • Filtros específicos para evitar deslumbramientos o mejorar los contrastes, por ejemplo.
  • Técnicas de rastreo o identificación.
  • Tareas de movilidad en diferentes áreas.
  • Actividades de procesamiento visual.
  • Ejercicios que mejoren equilibrio entre la visión central y periférica.

En el Centro de Optometría San Francisco disponemos de este servicio. Si estás interesado/a, puedes ponerte en contacto con nosotros llamando al 918920419 o enviando un correo a info@optometriasanfrancisco.es. 

Sonia González- Optometrista

Centro de Optometria San Francisco

 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend