MI HIJA CON LENTILLAS

Somos muchos adultos los que llevamos lentes de contacto habitualmente, y sabemos las ventajas que nos ofrecen, ¿por qué no las pueden llevar los niños?

Hoy en día no existe una edad mínima ni recomendada para empezar a llevar lentillas. Hay casos, como en recién nacidos con catarata congénita o en niños con ambliopía u ojo vago, en los que la lente de contacto es la mejor y única opción para que puedan tener un desarrollo visual adecuado, así que ¡la edad no es una limitación!

Además hay diferentes tipos de lentillas (diarias, mensuales, control de miopía) para ajustarse más aún a las necesidades de cada niño.

Existen muchas razones por las que las lentillas pueden ser la mejor opción para compensar la graduación de los niños:

  • Ofrecen mayor campo visual, sin que la montura les limite la visión.
  • Los ojos se mueven libremente, mejorando los movimientos de seguimiento y sacádicos tan importantes para la lectura.
  • Les permite realizar actividades al aire libre y hacer deporte sin que la gafa se caiga, se manche o rompa.
  • El tamaño de los objetos son más reales, ya que las lentes de las gafas modifican el tamaño del entorno.
  • Se pueden utilizar para el control de la miopía, ya sean blandas para usar durante el día o de orto-k de uso nocturno
  • Se puede usar gafas de sol sin tener que graduarlas.
  • Son muy cómodas (no se ensucian ni se empañan).
  • En muchos casos mejora el autoestima¹
  • Hoy en día se pueden llevar lentillas de cualquier graduación y durante todo el día!

La mayor preocupación de los papás y mamás es la limpieza y el mantenimiento de las lentillas. Es verdad que hay que crear un hábito de limpieza y enseñar a manipularlas para no tener complicaciones asociadas a su uso, pero éstos hábitos son más sencillos aprenderlos a los 6-8 años que en la adolescencia o en edad adulta. Además existen las lentillas de uso desechables, ideales para los niños, ya que cada día abren una lentilla nueva y no necesitan limpiarlas directamente.

Manipular las lentillas es muy sencillo, los niños aprenden rápido, y si en algún caso no es así, son los padres los que pueden poner y quitar la lentilla a su hijo hasta que aprenda!

En nuestro centro, muchos pacientes utilizan lentes de contacto y tanto ellos como sus padres están super contentos!

Os dejamos el testimonio de Juani, la mamá de Marta, que acudió a nuestra consulta cuando la peque tenía 5 añitos.

“Marta, por problemas de desarrollo de la visión, veía un 35 y 65% respectivamente. No podía llevar gafas porque sus ojitos no admitían toda la graduación…Antes de empezar en el Centro de Optometría San Francisco de Aranjuez, Marta se caía muchísimo, repetía sus movimientos para asegurarse si lo hacía bien y no era capaz de dar a una pelota con ambas manos… no podía llevar un aprendizaje normal en el colegio.. Marta se ha esforzado muchísimo y ha sido muy responsable siendo tan pequeña. Le expliqué que las lentillas eran la mejor opción para mejorar su visión. Yo sólo puedo dar las gracias a este grandísimo equipo profesional y humano que tiene el centro de Optometría San Francisco de Aranjuez. Gracias a ell@s, Marta a día de hoy, usando lentillas y a los ejercicios realizados en casa y en la clínica, tiene una visión y un desarrollo visual con las lentillas del 100%. Mi niña ya puede tener un aprendizaje y percepción de su entorno como cualquier niñ@. Nunca debemos subestimar a nuestros hij@s… Os vuelvo a dar las gracias por ayudar a mi hija”.

Muchos pacientes como Marta, gracias a las lentes de contacto, junto con la terapia visual, consiguen mejorar sus habilidades visuales para poder tener un buen aprendizaje y desarrollo acorde a su edad.

Gracias a tí, Juani, por confiar en nuestro equipo.

Además os dejamos el enlace de otro post sobre lentes de contacto y ambliopía. A veces la solución no viene sola, y es necesario combinar diferentes tratamientos. Podéis verlo pinchando aquí.

1.-http://www.consejosdetufarmaceutico.com/el-uso-de-lentes-de-contacto-puede-mejorar-la-autoestima-en-ninos-y-adolescentes/

 

Lorena López – Optometrista

Centro de Optometria San Francisco

 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

¿PODEMOS CONTROLAR LA PROGRESIÓN DE LA MIOPÍA?

Todos los años llevamos a nuestr@s hij@s a revisarle la vista, y… ¡no para de aumentarle la miopía! ¿Qué podemos hacer?

La miopía es un defecto visual que impide ver nítidos objetos lejanos. Tiende a progresar principalmente en la infancia y no tiene cura.

En España, 6 de cada 10 jóvenes de entre 17 y 27 años son miopes, con una prevalencia mayor entre mujeres.¹

El problema de ser miope, a parte del déficit visual que produce, es la probabilidad que existe de desarrollar una patología ocular severa como es glaucoma, desprendimiento de retina o degeneración macular. Según el Dr. Carlos Mateo, “El 40% de los miopes con más de 8 dioptrías corren el riesgo de sufrir algún tipo de patología en el centro de la retina, con importante pérdida de visión”².

Por ello es importante realizar controles de miopía en edades tempranas, con el objetivo de controlarla y evitar que pequeñas miopías deriven en miopías severas con sus posibles patologías oculares asociadas.

¿Cómo podemos controlar la progresión?

Existen diferentes formas de ralentizar el aumento de la miopía. En el Centro de Optometría San francisco empleamos lentes de contacto especiales para el control de miopía, como son la ortoqueratología (orto-k) y las lentes desechables blandas.

Las lentes de orto-k son lentes de contacto especiales que se utilizan por la noche mientras duermes, y que corrigen la miopía para que no necesites usar ni gafas ni lentillas durante el día.

Es un tratamiento seguro, como cualquier otro tipo de lentillas, siempre que sean adaptadas por un profesional y se lleven unas pautas de revisiones y limpieza de las lentes adecuadas. Además, es un tratamiento reversible (en el momento que dejas de usarlas, tu miopía vuelve a ser la de siempre) y tiene muchas más ventajas:

  • Durante el día no necesitas usar gafas ni lentes de contacto
  • Puedes ir a la piscina y no necesitas gafas de bucear graduadas!
  • Son ideales para la práctica de cualquier deporte
  • Es un tratamiento reversible
  • Es una opción en pacientes con problemas de sequedad ocular que no pueden usar otro tipo de lentes de contacto
  • Los padres controlan su uso en casa y se despreocupan durante el día (¿y si se le cae en el colegio?)

Por otro lado, las lentillas desechables blandas, son de un solo uso, se ponen por la mañana y al final del día se desechan. Aquí os dejamos un link de la Asociación AMIRES, sobre el control de miopía con este tipo de lente de contacto. Al igual que la orto-k, las lentillas desechables blandas tienen muchas ventajas:

  • Son muy sencillas de adaptar.
  • Son fáciles de poner y quitar.
  • No necesitas mantenimiento ni limpieza, ¡cada día estrenas lentillas nuevas!
  • Con ellas puestas controlas la miopía, y además, ¡se ve muy bien!
  • Son seguras para la práctica de cualquier deporte.

¿Por qué usar otro tipo de lente de contacto, si podemos usar una que nos permite ver bien y que además frena la progresión de la miopía?

Si tienes un/a hij@ con miopía, y crees que es momento de controlar su evolución, puedes ponerte en contacto con nosotros pinchando aquí o llamando al 918920419.

  1. Estudio elaborado por la Asociación Visión y Vida “Prevalencia de la miopía entre los jóvenes en España, 2018”
  2. https://www.imo.es/es/40-miopes-mas-8-dioptrias-corren-riesgo-sufrir-patologias-del-centro-retina

 

Lorena López – Optometrista

Centro de Optometria San Francisco

 

 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

MI HIJO CON LENTILLAS

La ambliopía u ojo vago, es un problema visual que padecen muchos niños. Uno de sus ojos, o a veces los dos, no tiene una buena agudeza visual debido a un mal desarrollo visual. Además las habilidades visuales como el enfoque, los movimientos oculares o la visión en tres dimensiones también están alterados.

En nuestro centro de terapia visual tratamos el ojo vago en niños y también en adultos, combinando diferentes tratamientos, como es el uso de las lentes de contacto junto con la terapia visual.

A continuación os dejamos el testimonio de Pilar, la mamá de Carlos, un paciente de 6 años que acudió a nosotros porque tenía ojo vago y no se lo habían detectado. Actualmente ha terminado el tratamiento y solo viene a consulta para hacer sus revisiones.

“Cuando mi hijo Carlos tenía 6 y con motivo de una revisión rutinaria por el pediatra, le diagnosticaron que con su ojo izquierdo no veía bien. Comenzamos a llevarle a diferentes centros oftalmológicos en los que nos dijeron que tenía 8 dioptrías de miopía y ojo vago y que había  que ponerle parche en el ojo que funcionaba bien para recuperar la visión en el otro. Aún así, no nos aseguraban que ya con la edad que el niño tenía pudiera recuperar la visión completa.

El llevar parche para el niño era un sufrimiento muy grande porque apenas veía con un ojo y le habían tapado el otro, estaba prácticamente ciego.

Nosotros como padres decidimos que eso no podía ser y buscando por internet encontramos la clínica de Optometría San Francisco, que estaba a 50 km de casa y donde nos daban otra visión muy distinta de cómo corregir este problema.

Por Julio del 2014 le hicieron el estudio y el diagnostico fue de más de 8 dioptrías de miopía y 10% de visión. Es decir, no veía nada, ni recibía ningún estímulo que le llegara por esa parte izquierda. Tampoco tenía visión en 3 dimensiones.

Nos dijeron que la mejor manera de tratar este problema era con lentillas, una lentilla penalizadora en el ojo derecho y otra en el izquierdo con la corrección necesaria. El ojo derecho se le penalizaría pero no se quedaría sin visión (como hacia el parche), el ojo izquierdo que era el que no tenia visión iría esforzándose más por ver porque el bueno, por así decirlo, ya no veía tanto  y no tenía tanta fuerza como para poder dejar al otro ojo anulado. Además nos aseguraron que no habría retrocesos, es decir, todo lo que se consiguiera avanzar no se perdería.

En principio lo pensamos un poco, un niño tan pequeño, que no puede ponerse las lentillas solo, que va a estar  jugando a cualquier cosa y a lo mejor hasta las pierde, pero finalmente decidimos probar.

Empezamos a usar las lentillas y a llevar al niño a terapia una vez a la semana. Cada 12 sesiones le revisaban. Empezó a avanzar muy rápido y enseguida llego a un 30% de visión. Llegar hasta el 60% nos costó algo más, porque no solo había que recuperar agudeza visual sino que también había que asegurarse de que los dos ojos veían a la vez y que conseguían moverse por igual.

Al llegar al 60% el niño sufrió un parón, estuvimos 6 meses haciendo ejercicios y terapia pero sin avanzar nada, yo personalmente pensé que ya no íbamos a conseguir más de ese ojo, pero decidimos seguir 3 meses más y si no se avanzaba abandonar. Afortunadamente el ojo comenzó de nuevo a reaccionar y conseguimos llegar al 100 % de visión, visión en tres dimensiones, movimientos oculares…El ojo veía perfectamente.

Nuestro tratamiento duró 2 años y medio pero hoy mi hijo con 10 años ve perfectamente con su ojo izquierdo, usa la lentilla más de 12 horas diarias sin ningún tipo de problema, juega al futbol, al padel , las lleva para el colegio y no quiere ni oír hablar de ponerse gafas.

Quiero por ultimo agradecer a este grupo de profesionales del Centro de Optometría San Francisco su gran labor y su profesionalidad, pues sin ellos y sus innovadores métodos esto no hubiera sido posible”.

¡Gracias Pilar por haber confiado en nosotros!

 

Lorena López – Optometrista

Centro de Optometría San Francisco

 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

LOS 5 POST DEL 2018 QUE MÁS OS HAN GUSTADO

Durante el año 2018 todos los que formamos parte del Centro de Optometría San Francisco hemos construido este blog. Hacemos lo que nos apasiona y trabajamos en un proyecto que desarrolla el potencial de las personas para que éstas puedan elegir el camino de su vida sin límites. Escribimos en el blog con temas que os gustan y explicamos muchas de las preguntas que nuestros pacientes nos hacen. Gracias a vosotr@s, nuestras entradas han tenido mucho apoyo en las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn) y por eso queremos agradecéroslo, así que… ¡muchas gracias!

Estos son los post que más os han gustado en 2018, puedes pinchar en la imagen para leerlos!

linea separador

OPTOMETRIA SAN FRANCISCO

linea separador

¿Puede deberse la tortícolis a un problema visual?

linea separador

Relacion entre desarrollo motor y vision

linea separador

Ambliopía en adultos

linea separador

¿que pasa despues del daño cerebral?

 

Gracias por leernos y por seguirnos en las redes. Este año 2019 seguiremos escribiendo y aportando nuestro granito de arena. Si quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo llamando al 918920419 o escribiendo a info@optometriasanfrancisco.es, ¡estaremos encantados de atenderte!

Centro de Optometria San Francisco 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

6 HABILIDADES VISUALES IMPLICADAS EN EL DEPORTE

Los niños necesitan jugar. Mediante el juego experimentan, aprenden, etc, y de ahí la importancia del juego en la infancia. El deporte forma parte del juego, cuando salen al patio much@s niñ@s deciden practicar deporte, es su forma de divertirse, de aprender a trabajar en equipo, de ponerse retos que conseguir..

Para poder hacer deporte necesitamos muchas habilidades visuales. Hoy os contaré alguna de ellas.

  Captura de pantalla 2015-04-22 a las 13.16.02MOVIMIENTOS OCULARES: Para poder seguir el movimiento de una pelota hay que saber mover los ojos. Si no podemos mover los ojos de una manera eficaz y automática (es decir, mientras pensamos o corremos) no podremos seguir el movimiento de un objeto y nos perderemos o nos bloquearemos.

 

Captura de pantalla 2015-04-22 a las 13.19.56LOCALIZACIÓN ESPACIAL: Nuestro sistema visual tiene que saber dónde está exactamente el objeto que estamos mirando. Si nuestro cálculo es erróneo, fallaremos a la hora de manejar la pelota.

 

Captura de pantalla 2015-04-22 a las 13.20.06 COORDINACIÓN OJO-MANO: Nuestra coordinación ojo-mano es indispensable para tener precisión en la manipulación de objetos. Por ejemplo, para jugar al tenis o al baloncesto es muy importante que nuestro ojo y nuestra mano se coordinen con exactitud.

 

Captura de pantalla 2015-04-22 a las 13.20.15 VISIÓN BINOCULAR: La visión binocular nos permite calcular distancias, ¿os imagináis qué difícil sería la tarea de un portero si no sabe a qué distancia se encuentra la pelota o si ve doble?

 

Captura de pantalla 2015-04-22 a las 13.20.26VISIÓN PERIFÉRICA: La visión periférica nos permite situarnos dentro de la situación, es decir, nos permitirá ver dónde están nuestros compañeros de equipo o nuestros contrincantes mientras miramos a la pelota o a nuestro objetivo.

 

Captura de pantalla 2015-04-22 a las 13.20.35PLANIFICACIÓN VISUAL: Para realizar cualquier deporte necesitamos planificar, tener una estrategia. Si no somos capaces de planificar una acción no podremos ser creativos ni resolver cualquier jugada.

 

Para cada deporte son necesarias unas determinadas habilidades visuales y no podemos generalizar, pero nuestra visión en todos los deportes nos permite tener las herramientas necesarias para llevar a cabo dicha actividad. Y cuando trabajamos estas habilidades el rendimiento deportivo mejora.

La terapia visual trabaja las habilidades visuales necesarias para obtener un mejor rendimiento deportivo y puede aportar herramientas fundamentales para motivar a que much@s niñ@s quieran jugar con sus compañeros.

Si quieres saber si tu hij@ dispone de esas habilidades, ¡ponte en contacto con nosotros aquí!

 

Miriam Jaramillo – Optometrista

Centro de Optometria San Francisco

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend