Archivos mensuales: octubre 2018

AMBLIOPÍA ¿QUÉ ES?

La ambliopía es el nombre técnico de lo que comúnmente conocemos como ojo vago. Es una disfunción visual que hace que el ojo que la padece tenga las habilidades visuales por debajo de lo normal y que falle la coordinación binocular y, por tanto, no haya una buena visión tridimensional.

La habilidad visual que siempre está afectada es la agudeza visual pero también están reducidas otras habilidades muy importantes como el enfoque, la sensibilidad al contraste o la visión en 3D. Lo que han revelado las últimas investigaciones es que la clave de la ambliopía es la supresión. La supresión es una forma que tiene nuestro sistema visual de prevenir que no veamos doble, de manera que elimina parcialmente la imagen que llega de un ojo, por tanto ese ojo no ve.

Si quieres más información sobre las últimas investigaciones en ojo vago te recomendamos este libro: Estrabismo y ojo vago: Mitos,leyendas y verdades. 

La ambliopía u ojo vago no da síntomas. Los niños que la padecen no son conscientes de que un ojo ve peor e incluso en muchas ocasiones creen que es normal que un ojo vea más que otro. Por este motivo es muy importante que los niños realicen revisiones optométricas de calidad para hacer un diagnóstico a tiempo de esta o cualquier otra disfunción visual.

Si quieres más información sobre cuándo hacer revisiones a los niños puedes leer este artículo.

Y en este post te contamos 8 razones por las que es importante hacer una revisión antes de los 4 años.

¿Qué hacemos si se detecta que nuestro hijo o hija tiene ambliopía u ojo vago?

Para el tratamiento de la ambliopía es clave que se descarte que haya una patología que la esté produciendo y, después, que se rehabilite la agudeza visual, todas las habilidades monoculares y, sobre todo, que desaparezca la supresión y/o el estrabismo para así conseguir que se desarrolle la visión tridimensional y se llegue a una coordinación binocular óptima.  De esta manera tendremos un buen resultado duradero en el tiempo.

¿El tratamiento es solo para niños?

Hace un tiempo se daba por supuesto que no existía plasticidad en el sistema visual y que pasados los 6-7 años no se podría rehabilitar una ambliopía. Sin embargo, ahora sabemos que podemos tratar la ambliopía a cualquier edad de la misma forma en niños que en adultos.

Hay muchos optometristas que pueden ayudarte a rehabilitar la ambliopía de niños y adultos. Si necesitas más información no dudes en escribirnos a  info@optometriasanfrancisco.es o que nos llames al 918920419.

Esperamos que esta info sea de utilidad!

Gloria Hermida – Optometrista

Centro de Optometria San Francisco

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend

7 HABILIDADES VISUALES IMPLICADAS EN LA LECTURA

Enseñarnos a leer es el mejor regalo que nos pueden hacer. La lectura será la base de todo nuestro aprendizaje escolar. Gracias a la lectura podemos estudiar lo que más nos gusta, aprender cualquier cosa de nuestro interés, comparar información, aumentar nuestra creatividad, etc.

El aprendizaje de la lectura es un proceso muy complejo y en el que se ponen en juego muchas habilidades, nosotros como somos optometristas os hablaremos de las habilidades visuales, que es lo nuestro. Nuestros ojos deben de ser capaces de poder ver de manera nítida y única las letras que estamos mirando y, posteriormente, nuestro sistema de percepción visual debe ser capaz de interpretar dicha información correctamente.

A diario vemos como niños que les cuesta mucho leer tienen problemas de coordinación visual o del procesamiento perceptual.

¿Que habilidades visuales están implicadas en la lectura?

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.06

Movimientos oculares: Cuando leemos nuestros ojos se mueven haciendo fijaciones en las sílabas dando pequeños saltitos. Estos movimientos se llaman sacádicos y deben ser muy precisos para no saltarnos palabras o lineas y para poder tener una velocidad lectora adecuada.

 

optometria san francisco

Enfoque: Para poder leer debemos ver las letras nítidas y eso lo realizamos gracias a nuestra capacidad de enfocar. Si tenemos problemas en el enfoque o no podemos mantenerlo mientras leemos, veremos borrosas las letras y nos cansaremos muy rápido de leer.

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.26

Convergencia: Cuando leemos nuestros ojos deben mantener la mirada en el mismo lugar del libro. Si no es así veremos doble. Esta habilidad que nos permite hacer esto se llama convergencia.

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.35

Discriminación visual: Debemos ser capaces de interpretar las letras, si no tenemos habilidad para discriminarlas podemos tener una lectura lenta.

 

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.44

Constancia de forma: Esta habilidad nos permite saber que la misma letra puede estar escrita en diferentes tipologías, es decir, una letra c puede escribirse de varias formas.

 

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.26.51

Visuoespacialidad: Gracias a la visuoespacialidad podemos ubicarnos en el espacio y ubicar las cosas dentro de él, por lo que esta habilidad nos permite diferenciar, por ejemplo, una d de una b.

 

Captura de pantalla 2018-03-27 a las 19.27.31

Cierre visual: Cuando aprendemos a leer, vamos haciendo sacádicos sílaba por sílaba, pero a medida que nos vamos convirtiendo en buenos lectores necesitamos una habilidad visual que nos permita hacerlo rápido. El cierre visual nos permite complementar las palabras y así no tendremos que realizar tantos movimientos oculares.

 

Si alguna de estas habilidades no está desarrollada, podemos tener varios síntomas como:

  • Lee con el dedo.
  • Se pierde de línea cuando lee.
  • Repite u omite palabras cuando lee.
  • Se cansa rápido y abandona la tarea.
  • Se le ponen los ojos rojos o le entra mucho sueño al leer.
  • Se tapa un ojo cuando lee, se tumba en la mesa al leer o adopta posturas extrañas.
  • Confunde letras.
  • Prefiere que se lo lean otras personas a leerlo por sí mismo.
  • Baja comprensión lectora.
  • Baja velocidad lectora.

Cuando un/a niñ@ tiene un problema con la lectura o le está costando mucho aprender a leer, lo primero que deberíamos preguntarnos es, ¿tendrá un problema visual? ¿está preparado el sistema visual para enfrentarse a este reto?

La terapia visual puede ayudar a desarrollar todas estas habilidades, mejorando así los problemas de lectura causados por un problema en el sistema visual. Un optometrista especializado podrá diagnosticar y tratar estos problemas visuales si los hubiera o derivarte a otro profesional en el caso de que los problemas de lectura no fueran causados por la visión. En muchas ocasiones puede ser un problema multicausal.

Si quieres saber si tu hij@ está preparado para aprender a leer o quieres descartar que su problema de lectura esté causado por un déficit en el sistema visual, puedes contactar con nosotros aquí o llamando al 918920419.

 

Miriam Jaramillo – Optometrista

Centro de Optometria San Francisco

 

Back to TopContact MeShare on FacebookTweet this PostEmail to a Friend